Playa sumó un atractivo: reabrió el Casino tras dos años de inactividad

Categoría: prensa

La ceremonia de reapertura fue encabezada por la intendenta de Rawson, Rossana Artero. La primera bolilla de la temporada fue la 16. “Estamos muy contentos con este atractivo que se suma a la temporada”, manifestó la mandataria municipal.

La intendenta de Rawson Rossana Artero lanzó este jueves la primera bola de la temporada 2018-2019, en la reapertura del Casino Club de Playa Unión. Tras dos años de inactividad, la sala de juegos reabrió sus instalaciones, luego del convenio firmado con la Municipalidad, que fuera ratificado con posterioridad por el Concejo Deliberante.

“Estamos muy contentos que Playa Unión tenga su casino con las puertas abiertas, es un atractivo para los veraneantes”, indicó la responsable política del municipio capitalino al presenciar la salida de la bolilla colorada con el número 16.

Artero participó de la ceremonia simbólica junto a algunos funcionarios del Gabinete municipal, y autoridades del Casino. La habilitación del lugar representan un pasatiempo más a las actividades que la Municipalidad pensó para este verano en la costa, nutridas en lo deportivo, cultural, y social.

La sala de juegos está ubicada sobre Avenida Rawson 550. La apertura del Casino no sólo implicará fuentes de empleo para la ciudad, además posibilitará al municipio recaudación tributaria, y fomento del turismo regional, provincial y nacional.

El convenio que permitió la reapertura del casino contiene responsabilidad social: es que posibilitó un aporte económico destinado a la compra de equipamiento para la Terapia Intensiva del hospital Santa Teresita, y la adquisición de elementos para el Cuerpo Estable de Guardavidas de Playa Unión. A través del contrato rubricado, la sala de juego se compromete a la contratación de un espectáculo de primer nivel para el cierre de temporada, el 3 de marzo.

“No tienen dueda”

Al concluir su participación en la reapertura de la sala de juegos, Artero aclaró que “nunca le condonamos la deuda al casino, porque éste no adeuda nada al municipio. Ellos estuvieron con sus puertas cerradas durante dos temporadas, casualmente porque trabajan al límite de las ganancias, y tienen costos operativos”.