Ibáñez: “El curso de Manipulación de Alimentos recibe 800 personas al año”

Home / Ibáñez: “El curso de Manipulación de Alimentos recibe 800 personas al año”

Ibáñez: “El curso de Manipulación de Alimentos recibe 800 personas al año”

Así lo manifestó el director de Saneamiento y Abasto, Hugo Ibáñez en relación a la gran convocatoria de gente que reúne el curso gratuito dictado por la municipalidad de Rawson, que trata acerca de la correcta manipulación de los alimentos, en casas, instituciones y actividades comerciales

La Municipalidad de Rawson, a través de la Dirección de Veterinaria, Saneamiento y Abasto, concretó un nuevo curso de Manipulación de Alimentos. Esta oferta de capacitación con salida laboral se dicta una vez al mes en la Escuela Municipal de Aprendizaje Laboral (EMAL), en el edificio de la Escuela N°729. Esta fue la cuarta instancia de la capacitación de carácter gratuito en lo que va de 2019. Al respecto, el director de Veterinaria, Saneamiento y Abasto de Rawson, Hugo Ibáñez explicó: “Este curso en particular maneja un gran índice de asistencia todos los meses”.

“Cada año se inscriben alrededor de 800 personas”, manifestó Ibáñez en el cierre del curso dictado por la Dirección de Veterinaria de Rawson: “En los últimos 5 años hemos notado una gran recepción por parte de la gente, probablemente seamos la Municipalidad que más capacita”, indicó.

El espacio de formación se encuentra dirigido a todos los comerciantes que quieran tramitar la Libreta Sanitaria, estudiantes, auxiliares de escuelas y jardines y al público en general. Los participantes que concretan los 4 días de la capacitación obtienen un carnet de manipulador de alimentos emitido por el municipio de Rawson.

Sandra Germilac, jefa del Departamento Administrativo de la Dirección de Veterinaria, se refirió al curso como “una gran oportunidad” que se dicta todos los meses, de forma gratuita en las instalaciones de la EMAL y permite “enseñarle a la comunidad en general la forma correcta en que se deben tratar los alimentos, de una manera sana y segura, para cuidar la salud propia y la de los demás”.

“La capacitación tiene una duración de 4 días. En cada uno de ellos se realiza un trabajo práctico para verificar que aquellos que asisten comprenden la variedad de temas que se dictan, que son los que están previstos en el Código Alimentario Argentino” – añadió Germilac- “Empezamos enseñando situaciones que se llevan a cabo en el ámbito familiar, después lo llevamos al entorno de las instituciones, y por último a la gente que lo desarrolla en actividades comerciales”, contó la jefa administrativa de Veterinaria.

En esta oportunidad también participaron de los encuentros representantes del Ministerio de Educación y personal de establecimientos educativos para los que el curso duró 5 días, con una quinta jornada extra que incluyó un módulo exclusivo que abordó temáticas del área de la nutrición.

Para todos aquellos interesados, la próxima capacitación en manipulación de alimentos se volverá a dictar durante la primera semana de junio. Las inscripciones son gratuitas y ya se encuentran abiertas, de 7 a 19 horas en las oficinas de la Dirección de Veterinaria ubicadas en la Av.Libertad y Morel. Como único requisito, al momento de anotarse, cada persona deberá presentarse con su DNI.

La finalidad del curso no sólo es instruir a los manipuladores sobre las buenas prácticas  higiénicas sino sobre la prevención de enfermedades. Federico, una de las asistentes al curso explicó que “uno llega a su casa con nuevos conocimientos acerca de cómo se manejan los alimentos, y además aprende a tener más cuidado con la conservación de la comida y la higiene de las manos, sobre todo en los chicos. Invito a la gente que haga se inscriba en el curso y que lo haga porque es fundamental y se va a sorprender de las cosas que va a aprender”.

La capacitación es de utilidad tanto para aquellas personas que estén vinculadas en su actividad laboral con la utilización de materias primas como para la gente es su vida cotidiana. Alan, un vecino de la ciudad de Rawson que asistió al curso lo describió como “una actividad muy informativa y a la vez productiva,  para la mayoría de la gente que es ignorante en estos temas y que  sin darse cuenta puede estar produciendo bacterias que pueden ser nocivas, más que nada en el caso de personas con defensas bajas”.