El municipio de Rawson cedió un inmueble a una iglesia para que continúe ofreciendo la copa de leche

Categoría: prensa

El comodato se firmó con la Organización Unión de las Asambleas de Dios. Se extenderá por 5 años. “Nuestro deseo fue siempre ayudar a los niños, y esto nos permitirá avanzar con otros proyecto”, señalaron desde la entidad y agradecieron a la intendenta Artero.

La intendenta de Rawson Rossana Artero, firmó un contrato de comodato mediante el cual cedió un inmueble a una iglesia para que continúe ofreciendo la copa de leche y el desarrollo de actividades para los chicos.

El convenio, firmado este martes entre la Municipalidad y la Organización Unión de las Asambleas de Dios, se extenderá por 5 años, e implicará sostener la loable tarea impulsada por el sector religioso.

El Ejecutivo local, de acuerdo al convenio suscripto, cedió en comodato un inmueble asentado en un terreno del Barrio 3 de Abril sito en la calle Los Cohiues N°41, identificado catastralmente como parte de la Manzana 28, del Sector 2, Circunscripción 4, donde opera un galpón.

“Desde la Secretaría de Familia de Rawson nos ayudaron, conseguimos este lugar que era una bloquera, y de a poco lo fuimos acondicionando y refaccionando. Avanzamos en el revoque interior del edificio, la construcción de veredas, la conexión eléctrica, y otros trabajos”, comentó tras la firma el referente de la entidad, Jonathan Sepúlveda.

“Nuestro deseo era tener algo formal. Solicitamos avanzar en la firma de un comodato a la intendenta, con quien tuvimos una audiencia hace un mes para presentarle el proyecto, se agilizaron los trámites, y hoy es un hecho”, valoró el responsable de la Organización Unión de las Asambleas de Dios. “Esto que concretamos nos posibilitará otras actividades, como por ejemplo, programas para adolescentes, y matrimonios, porque también tratamos de unir la familia”, señaló.

Sepúlveda reseñó que “desde hace más de 3 años estamos trabajando en Playa Unión. Nuestra iglesia comenzó en el barrio 3 de Abril, en Centenario 679, y todos los días desde las 17 horas organizamos actividades para la familia. Nuestro deseo fue siempre ayudar a los niños, por ello contamos con un merendero, a quienes todos los sábados les ofrecemos merienda y recreación. Al lugar asisten aproximadamente entre 40 a 60 chicos de distintas edades. Y para nosotros es grato servirle a la comunidad, entendemos que es nuestra responsabilidad como iglesia”, apuntó.